Blog de SignoEditoresSL

Editorial Signo Editores

Escrito por SignoEditoresSL 20-01-2015 en conseguirá. Comentarios (0)

. El aporcado es una técnica realizada comúnmente en distintos cultivos, que consiste en cubrir la parte más baja del tronco de la planta con tierra, para favorecer así la emisión de raíces y reforzar la base de la planta, soliendo realizarse a partir de los 25 días posteriores a la siembra.(Del mismo modo, cubriremos con mimos y esperanzas el, de por sí, enclenque tallo de Sonia durante un tiempo prudencial, hasta considerar solidas las nuevas ilusiones que ya hemos visto brotar)

5. Llegada la temporada de poda suprimiremos todas las hojas y brotaciones por debajo de la primera bifurcación de las ramas. (Cuando Sonia comience a tomarse libertades como llamarnos “cariño”, “cachito” o “cuscús”, será el mometo adecuado para ir eliminando a discreción los privilegios: dejaremos radicalmente de enviarle mensajes cariñosos; espaciaremos considerablemente las llamadas, utilizando un tono tosco y seco, argumentando estar liadísimos justo en ese momento; agudizaremos la telepatía para negarnos a coger el teléfono justo cuando más necesite escuchar nuestra voz y pondremos tierra de por medio, ignorando sus súplicas para reunirnos con ella y explicarle nuestro cambio de actitud. Sabemos de la dificultad emotiva de ésta etapa, pero es imprescindible que el agrónomo sea firme. Flaqueando en este punto solo conseguirá que su Sonia crezca aqui y se le enrede dentro para siempre)

6. La recoleccion del fruto, la berenjena en el caso que nos ocupa, es el Editorial Signo Editores gratificante momento del proceso vivido. Representa el reconocimiento de la Madre Tierra hacia nuestra paciente labor, recompensandonos con la delicia que saborearemos a posteriori.
(Enhorabuena, Hortelano!. Solo queda para culminar su obra contemplar el especimen que usted mismo creó con sus manos: un ejemplar duro, fuerte y desconfiado. Tras el total abandono de Sonia, sabrá de ella que dio como fruto un par de lagrimas y maldiciones, que dicho sea de paso, seran abono perfecto para que otro osado horticultor conozca los inconmensurables placeres que proporciona... Plantar a Sonia)

Horticultura

Escrito por SignoEditoresSL 20-01-2015 en creciente. Comentarios (0)

La reiteracion de un hecho, que de momento no viene al caso, me inspira escribir estas lineas: 

Por varias veces ya, he podido comprobar el creciente interes de los hombres que me rodean (y tambien de algunas mujeres) hacia la Horticultura; fabuloso Arte relegado tras la aparicion del Carrefour, pero que gracias al titanico esfuerzo de cuantos valientes se disponen a rescatarla del olvido, renacerá, calando tan hondo en nuestros hogares como antaño lo hiciera en la nomada sociedad prehistorica; permitiendoles enclavar sus pueblos en un lugar determinado, y sembrar huertos, y construir cabañas, y tender al sol las pieles... Es la Agricultura, por tanto, la madre biologica de lo que llamamos “HOY”. 

Quisiera, con este texto, rendir merecido homenaje a cada agricultor que, con mayores o menores conocimientos agrónomos, han decidido dejar una huella horadada en mi pecho y sembrar mi mente de dudas. Pero, como el perfeccionamiento lo da la practica, ofrezco la otra mejilla a cuanto hortelano quiera mejorar su tecnica. Sirva para ello un sencillo ejemplo:

Cómo plantar berenjenas

1. En cualquier vivero podremos encontrar las semillas ideales para ser germinadas (como para plantar a una Sonia solo tendremos que localizarla fisicamente). 

2. Las mejores condiciones para que se pueda llevar a cabo la germinación de la semilla van a depender de la propia semilla y del medio ambiente que la rodea (algun lugar distendido, sin pretensiones; y de ser posible, con luz baja), siendo la tierra abonada, con una humedad ni excasa ni excesiva, la mas apta para nuestro fin (abordaremos a Sonia con decisión, pero sin mostrarnos demasiado serios y procuraremos arrancarle un par de sonrisas sin caer en la vulgaridad o la estupidez)

3. Aproximadamente 7 o 10 días después de la siembra, la semilla emitirá una raicilla, al poco nacerán pelos absorbentes, y ya al tiempo emergerá el tallo y las hojas. (Bien acondicionada con atenciones de mediana dificultad, como miradas complices, juegos y bromas comunes, besos y caricias sin preaviso o halagos al brillo de sus ojos, no tardaremos en apreciar unos tímidos apendices adosandose a nuestro cuello; viendola florecer, poco despues, dependiendo de la confianza con que la fertilizaremos)